¡NECESITO LA UNCIÓN!
Wednesday, August 5, 2020 4:45 AM

¡NECESITO LA UNCIÓN!

Wednesday, August 5, 2020 4:45 AM
Wednesday, August 5, 2020 4:45 AM

Quinto día de ayuno: Miércoles 5 de agosto, 2020

¡NECESITO LA UNCIÓN!

Efesios 4:1-4 (NTV) 

1 Por lo tanto, yo, prisionero por servir al Señor, les suplico que lleven una vida digna del llamado que han recibido de Dios, porque en verdad han sido llamados. 2 Sean siempre humildes y amables. Sean pacientes unos con otros y tolérense las faltas por amor. 3 Hagan todo lo posible por mantenerse unidos en el Espíritu y enlazados mediante la paz. 4 Pues hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, tal como ustedes fueron llamados a una misma esperanza gloriosa para el futuro.

OBJETIVO GENERAL:

Orar y pedirle al Espíritu Santo que nos perdone por no tomarlo en cuenta en nuestra manera de vivir. Rogarle al Espíritu que nos traiga una poderosa visitación en este tiempo de transición.

Creo firmemente que Dios anhela que entendamos que cuando El ascendió, no nos  dejó solos, sino que nos envió a alguien parecido a Él.

Dios quiere que no contristemos al Espíritu Santo.

Todos queremos un avivamiento y lo vamos a ver y en un momento determinado el Espíritu Santo trae una VISITACIÓN, pero ese avivamiento no se queda ni permanece con las personas por las siguientes razones.

1) El no se queda cuando es contristado. ¿Cómo se contrista al Espíritu Santo? 

Cuando se retiene una ofensa contra un hermano. 

Tenemos que revisarnos para ver si no hay alguna cosa que esté afectando, sea que tengas la razón o no la tengas.

2) Cuando nos ofendemos no nos damos cuenta que quedamos atrapados al 

retener esa ofensa en el corazón. Filtramos todas las cosas con ese corazón ofendido.

Necesitamos un corazón sano y libre. ¿Qué es un espíritu libre? Es el que no está encarcelado con ira, pleito, enojos, celos envidias, etc; estas obras atrapan tu espíritu y por lo tanto no puedes contactar el Espíritu de Dios.

3) Se pierde la sensibilidad cuando nuestro espíritu está atrapado por esa obras = 

pecado.

Juan 6:63 (NTV) 

63 Solo el Espíritu da vida eterna; los esfuerzos humanos no logran nada. Las palabras que yo les he hablado son espíritu y son vida.

¿Cómo puede uno contristar al Espíritu Santo?

1) Cuando lo ignoramos. Debemos darle completa atención a Él, pues el no es una 

cosa, El es una persona y a El le agrada que lo atendamos.

2) Cuando lo forzamos a ver y a oír lo que se opone a su voluntad, viendo 

programas lujuriosos, siendo orgullosos, hablando palabras vanas, etc.

Creo que todos estamos de acuerdo en que si en algún momento la iglesia de Dios ha necesitado poder es AHORA. Hechos 1:8 (NTV) 8 pero recibirán poder cuando el Espíritu Santo descienda sobre ustedes; y serán mis testigos, y le hablarán a la gente acerca de mí en todas partes: en Jerusalén, por toda Judea, en Samaria y hasta los lugares más lejanos de la tierra.

Nuestra herencia no es la debilidad, sin embargo muchos nos hemos conformado. El poder de la unción nos ayuda a vencer. Hay poder en la unción, pero también hay que pagar un precio.  La presencia del Espíritu Santo nos guía a vivir en el poder de la unción, si estamos dispuestos a pagar el precio de la obediencia.

¿Cuál el precio? 

Hechos 4:13 (PDT) 

Pedro y Juan eran hombres sencillos y sin educación. Las autoridades se asombraron cuando vieron que ellos no tenían miedo de hablar. Entonces se dieron cuenta de que Pedro y Juan habían estado con Jesús.

La clave es estar con Jesús una y otra vez, constantemente no solo en ocasiones de necesidad, estos ayunos de oración llevan ese objetivo, poder estar con el Señor más tiempo, para conocerlo y para mantenernos con una fresca unción.

La palabra con unción nos va a sostener el resto del tiempo, tenemos que estar preparados para cualquier acontecimiento.

Las pruebas que enfrentamos son para nuestra obediencia a Dios.

Necesitamos retos para crecer en carácter y unción. Los retos son nuestros amigos porque nos acercan a Dios.

Entre más retos más se ora más se ayuna, más se intercede.

Deja que el Espíritu Santo te guíe porque a través de la obediencia crecemos en carácter y el carácter sostiene la unción para que no se diluya.

Si hay injusticia, perdona; no tienes derecho a guardar ofensas. El quiere ser el dueño de todo tu ser, El no quiere un hotel, sino una casa limpia y sin amarguras.

¡Recibe hoy una fresca unción!



« back